Cómo Sembrar Cactus

Esto son algunos consejos que les podrían ser muy útiles si desean adentrarse en este mundo de la reproducción de cactus por semillas.

El primer paso que debemos realizar después de adquirir las semillas es elegir la vasija en la cual se sembrarán. Nosotros recomendamos vasijas de color opaco para evitar el crecimiento futuro de algas, aunque también se pueden utilizar vasijas translúcidas. Además, la vasija no debe tener tapa (si tiene debe ser translúcida) y poseer pocos agujeros para el drenaje en la base; el objetivo principal es que se mantenga la humedad en el sustrato pero que no se encharque. Algunos también utilizan vasijas o frascos que no poseen agujeros para el drenaje, pero se debe tener mucho cuidado a la hora de mantener la humedad en el sustrato sin encharcarlo.

El segundo paso es la desinfección e hidratación de las semillas para aumentar el % de germinación. Para desinfectar e hidratar las semillas debemos introducirlas en agua con un fungicida de amplio espectro disuelto en ella durante 3-6 horas. El fungicida eliminará las esporas presentes en la superficie de la teca de las semillas y el agua las hidratará por completo.

El tercer paso a realizar es la preparación del sustrato y su desinfección. El sustrato para la germinación de las semillas debe ser diferente en comparación al que se utiliza en plantas adultas. Este debe ser mucho más orgánico para que retenga más la humedad y proveer los nutrientes necesarios a las plántulas.

La mezcla ideal debe estar conformada por 1/3 de mantillo de hojas, 1/3 de humus de lombriz y 1/3 de arena gruesa. Las partículas de la arena no deben superar los 5 mm de diámetro para no afectar el crecimiento de las plántulas. La desinfección del sustrato puede hacerse mediante la introducción de este durante unos 10 segundos en el microondas.

Luego de introducido el sustrato en la vasija, se debe humedecer 2/3 del sustrato con ayuda de un atomizador para evitar el exceso de agua. Después debemos tomar las semillas y dejarlas caer suavemente sobre el sustrato (nunca enterrarlas por completo) y pulverizarlas con agua.

Después de sembradas las semillas debemos hermetizar la vasija con ayuda de una fina lámina de nylon translúcido para que la luz llegue a las semillas. La vasija hermetizada debe ser dispuesta en un lugar muy iluminado, a temperaturas que se encuentren entre los 25-28⁰C y nunca expuestas al sol.

La germinación comenzará de 1-6 semanas aproximadamente en dependencia de la especie sembrada. Cada dos días recomendamos destapar la vasija durante 1-3 minutos para que circule el aire del interior y comprobar la humedad del sustrato.

Las plántulas deben mantenerse en la vasija hermetizada durante 1-3 meses en dependencia de la especie. Nosotros recomendamos el destapado cuando las plántulas superen 1 cm de altura a partir de los cotiledones.

El destapado debe ser poco a poco, es decir, cada día debemos dejar la vasija destapada durante más tiempo con el objetivo de que las plántulas se vayan adaptando a la disminución de la humedad ambiental. Recordar pulverizar si el sustrato se reseca mucho porque la deshidratación en cactus de estos tamaños mínimos es muy rápida.

Tener mucho cuidado con las plagas. Las cochinillas y caracoles pueden atacar las plántulas y matarlas en poco tiempo. También debes tener cuidado con los hongos que las pudrirán en horas; recomendamos pulverizar cada 15 días con un fungicida de amplio espectro.

Esperamos que nuestros consejos les hayan sido útiles.